¿Quién no tiene en su puerta del portal u oficina una puerta con cierre automático?. Normalmente los muelles para puertas con el tiempo tienden a dar un gran golpe al cerrarse, o simplemente, no se cierran y tenemos siempre la puerta del portal abierta con los peligros que hoy en día conlleva eso.

El “culpable” de todo esto es el “muelle”, que es el encargado de realizar la función de un cierre correcto. Este tipo de cierre se suele colocar en la parte superior de las partes y su aspecto es como el de la siguiente foto.

Cerrajero de Sevilla 24 horas - Muelles para puertas

El muelle para puertas se divide en dos partes (ambas se encuentran dentro del mismo) y que son las que actúan como cierre, además cuentan con unos depósitos de aceite que son los que se encargan de hacer que la puerta frene y no de ese molesto portazo.

A través de regular los tornillos que traen estos muelles para puertas (normalmente dos) podemos variar la velocidad de cierre y la potencia del mismo.

Si la instalación es correcta y todo funciona bien, algunos os preguntaréis ¿Por qué mi puerta sigue cerrando con un portazo o se queda sin cerrar del todo?.

Ante esta pregunta puede haber variedad de problemas que lo pueden estar ocasionando, pero la mayoría de los problemas suelen ser dos.

1. El muelle utilizado no es el correcto para la puerta. Esto es un problema muy común y que nos hemos encontrado en muchas ocasiones en nuestras visitas a comunidades. No todos los muelles tienen la misma fuerza, o bien, también puede ser que el muelle instalado no sea de calidad. Los muelles para puertas los podemos encontrar por diferentes niveles, desde el nivel 1 (muelles de menor fuerza) hasta el nivel 6 (muelles extremadamente fuertes y que sólo se usan en ciertas ocasiones). Si el muelle que nos han puesto es de bajo nivel y nuestra puerta del portal pesa un poco, el muelle necesitaría tener un recorrido amplio para que le diera tiempo a coger velocidad para conseguir la fuerza para cerrar la puerta, lo que ocasionaría que el golpe fuera fuerte. O si por el contrario el recorrido es pequeño el muelle dejaría la puerta abierta porque no tendría fuerza para cerrarla.

2. La puerta tiene algún defecto. Algunas puertas tienen un defecto, solucionable, denominado “tiro”. Esto hace que sea necesaria mucha fuerza para conseguir que la puerta se cierre. Para conseguir el cierre sería necesario que alguien diera el toque final para cerrarla del todo.

A la hora de instalar un muelle debes asegurarte que lo haga un profesional para así poder evitar estos problemas. Por muy simple que parezca poner un muelle detrás tiene un trabajo que sólo un profesional de la materia sabrá realizar correctamente. Un cerrajero profesional como Cerrajero de Sevilla 24 horas sabrá que antes de poner cualquier muelle para puertas deberá hacer un estudio detenido de la puerta a cerrar, y comprobar si la puerta tiene algún defecto (para solucionarlo antes de instalar el muelle) y para saber qué nivel de muelle debe instalar.

Para cualquier consulta, duda o simplemente para pedirnos un presupuesto para poner muelles para puertas puede ponerse en contacto con nosotros.