Desde Cerrajero Sevilla 24 horas somos conscientes de que la ocupación ilegal de viviendas sigue siendo un problema de triste actualidad en España. La ley de ocupación de vivienda sigue amparando al okupa en detalles como no tipificar igual cuando entran en una segunda vivienda que cuando lo hacen en una vivienda habitual. Es por ello que las segundas viviendas, donde al entrar se incurre en el delito leve de usurpación y no en allanamiento de morada, se están convirtiendo en objetivo prioritario de los profesionales de la ocupación en nuestro país.

Teniendo en cuenta esta realidad, queremos compartir algunas recomendaciones importantes para ayudar combatir la ocupación en cualquier bien inmueble.

Consejos de un cerrajero profesional para evitar la ocupación de una vivienda

Alarmas: una alarma conectada 24 horas con las autoridades competentes a través de una central sigue siendo la opción más efectiva y disuasoria. Teniendo en cuenta que podemos desalojar a un okupa durante las primeras 24 horas desde que accede a un inmueble, el tiempo eso oro siempre.

Rejas: uno de los primeros filtros que usan los profesionales de lo ajeno al intentar entrar en una casa es comprobar si tienen rejas o no en ventanas, puertas y balcones. Es por ello que se trata de una solución muy recomendable, especialmente para aquellas segundas viviendas donde no podemos estar a diario.

Un vecino es un amigo: un vecino de confianza puede ser nuestro mejor aliado. Él o ella siempre va a preferir que la casa de al lado esté vacía o con sus dueños de visita de vez en cuando, incluso con una pareja de alquiler, a que la ocupen de repente personas problemáticas que pueden complicar la convivencia. Es por eso que podemos pedir a un vecino que por favor nos retire de forma periódica la correspondencia y publicidad del buzón y de la entrada. Un buzón lleno de cartas y publicidad en la entrada de la casa sin recoger son señales evidentes de que en ese hogar no vive nadie y la casa está vacía.

Que parezca que no está vacía: una segunda vivienda siempre debe parecer que tiene a personas viviendo en su interior. Por ello podemos pedir al vecino de antes o a algún amigo o familiar que visite la casa con frecuencia, que abra persianas y ventile; las persianas nunca deben estar todas cerradas al máximo ni cerradas al mismo nivel, dejarlas siempre algo abiertas es recomendable. Poner música, regar las plantas, encender luces… que parezca que vive gente.

Alquiler: aunque parezca mentira, la opción de mantener una segunda vivienda alquilada se está convirtiendo en una de las soluciones preferidas por muchos españoles para evitar la ocupación de una segunda vivienda.

Y lo más importante de todo:

Cerraduras antiokupación, antitaladro, que refuercen la entrada a tu vivienda y que eviten que te encuentres con la vivienda okupada. Si estás interesado en este servicio no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Podemos ayudarte, somos cerrajeros profesionales y tenemos soluciones que se ajustan a tus necesidades.