Para los cerrajeros, el correcto cuidado de la cerradura es clave para que la puerta funcione correctamente. Además, con su buen mantenimiento tendrás la tranquilidad de vivir en un hogar seguro y protegido.

Hoy os traemos algunas técnicas o trucos caseros para mantener tu cerradura como el primer día. No obstante, no olvides que lo más importante para el mantenimiento de la cerradura es contactar con un cerrajero profesional.

Entre los problemas más comunes de las cerraduras nos encontramos con que la llave se atasca o no gira bien. Normalmente, esto ocurre cuando no están bien engrasadas. Ante este problema, los cerrajeros profesionales recomiendan lubricar dos veces al año con polvo de grafito. ¡Recuerda, bajo ningún concepto debes utilizar aceite!

Consejos prácticos de cerrajeros para mantener tu cerradura como nueva

  • No dejes la llave colocada dentro de la cerradura de forma permanente. Esto puede afectar al cilindro o el engranaje interior. ¡Evita problemas!
  • Cuando la llave no entre bien, no gires con fuerza. Prueba a introducirla completamente en el cilindro y girarla. ¡Nunca fuerces la cerradura!
  • Evita hacer presión sobre la llave a la hora de abrir la puerta. La función de empujar la puerta debe recaer sobre el picaporte. De lo contrario, puede llegar a romperse y que quede algún trozo incrustado en la mecánica interna.
  • Cambia la llave cada cierto tiempo. Las llaves, como todo producto, tienen su ciclo de vida. Si la llave está en mal estado, haz una copia. De lo contrario, podría dañar la cerradura.
  • Si has perdido las llaves, no trates de abrir con objetos extraños la puerta. ¡Contacta con un cerrajero de confianza! Te ayudará encantado y te solucionará el problema de manera rápida y efectiva.
  • Evita el uso de lubricantes. Engrasar las puertas con aceite puede hacer que su funcionamiento empeore. Los cerrajeros profesionales recomiendan el polvo de grafito. De esta forma, aumentarás la suavidad al contacto con la llave. ¡Será más difícil que se genere un atasco en la cerradura!
  • Evita dar portazos. Esta mala práctica puede deteriorar la cerradura más rápido de lo normal.

Por último, te aconsejamos tener a mano un cerrajero profesional de confianza. Esto te ayudará a sentirte seguro y tener un contacto para cualquier necesidad que te surja. Bien sea asesoramiento, contratiempos o nuevas instalaciones. ¡Contar con un cerrajero profesional de confianza te solucionará muchos problemas! Contacta con nosotros.